Consejos para cultivar semillas feminizadas

Las semillas feminizadas (semillas moby dick dinafem, semillas absolute herer, semillas nordés, rittus haze, etc.) llegaron al mercado hace más de quince años y gradualmente lo conquistaron. Incluso los cultivadores que se mostraron reacios al principio se han rendido a las cualidades de estas genéticas.

Permiten calcular el tamaño del cultivo desde el principio sin tener que germinar más semillas que las estrictamente necesarias. De hecho, con la certeza de que todos se convertirán en plantas femeninas, el sexado se vuelve superfluo, lo que ha contribuido a su creciente popularidad en los últimos años.

Si quieres aprovechar al máximo y conseguir una buena producción de semillas feminizadas (como las semillas Moby Dick Dinafem, por ejemplo), aquí hay algunos consejos para ayudarte a obtener el cultivo perfecto.

Sobrealimentación

Si estás dando tus primeros pasos en el cultivo de cannabis, podrías caer en la trampa de prestarles demasiada atención. ¿A qué nos referimos con esto? Un error común de los novatos es creer que si les das más nutrientes, por ejemplo, éstas crecerán más vigorosamente. Esto normalmente conduce a la sobrealimentación, el estrés de la planta o el riego excesivo. Así que relájate, aprende a entender tus plantas y dales lo que necesitan, nada más.

Falta de agua

Trata de mantener la humedad bajo control pero sin que la planta muestre síntomas evidentes de sed. Si tus plantas se secan demasiado durante las primeras etapas de crecimiento, desarrollarán problemas más adelante, particularmente en las raíces.

Planificación del espacio

las plantas semillas feminizadas crecen vigorosamente, por lo que incluso si son más pequeñas al principio, ten en cuenta que tendrás que organizarlas según el tamaño que tendrán una vez que finalice la etapa vegetativa.

De lo contrario, las plantas estarán demasiado cerca unas de otras y la densidad del cultivo será demasiado alta, lo que podría llevar a una falta de aireación y contribuir al desarrollo de hongos.

Nitrógeno

El nitrógeno es esencial para el crecimiento y el desarrollo natural de las plantas, así que asegúrate de que esté siempre disponible.

Cuidado con las plagas

La regla de oro para evitar que las plagas de insectos y hongos colonicen tu cultivo es la prevención. Una vez que establecen un punto de apoyo, algunas plagas como la araña roja o las moscas blancas son difíciles de erradicar, por no hablar de hongos como el oídio, que pueden arruinar toda la cosecha.

Existen métodos orgánicos y medidas preventivas que puedes usar para vencer a estos huéspedes no invitados y evitar que colonicen tu cultivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *