¿Cómo evitar golpes de calor en perros?

Las temperaturas se elevan considerablemente en verano, y no solo los humanos pueden verse afectados por el calor y, en concreto, los golpes de calor. Estos pueden ser incluso más dolorosos para nuestros gatos y nuestros perros.

Debido, sobre todo, a su pelaje así como a otras características fisiológicas. A diferencia de nosotros, estos animales sudan poco y tienen más dificultades para ventilarse. Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudar a protegerlos mejor de los golpes de calor.

Deja a tus perros en el interior

A diferencia de los humanos, los perros solo pueden enfriarse jadeando. Las altas temperaturas pueden causar golpes de calor o secuelas permanentes e incluso ser fatales para ellos. Dales la oportunidad de ponerse en un suelo fresco y tener acceso a un espacio suficientemente frío y bien ventilado, así como a un acceso libre y abundante de agua.

Proporcionar suficiente agua y sombra

Si no queda más remedio que tener a nuestras mascotas afuera de la casa, se les debe dar abundante agua (deben poder hidratarse a menudo y fácilmente) y tener acceso a una sombra mayor de su tamaño, teniendo en cuenta el movimiento del sol. Incluso los períodos cortos de exposición directa al sol pueden tener graves consecuencias para su salud.

Camina, no corras

Cuando hace mucho calor y humedad, nunca hagas que tu perro haga ejercicio al hacerlo correr junto a tu bicicleta o a tu lado. Queriendo complacerte y serte fiel, el perro colapsará antes de darse por vencido, y puede que sea demasiado tarde para salvarlo. Pasee a su perro en los momentos más fríos del día, temprano en la mañana o más tarde en la noche.

Vigila el sol para evitar golpes de calor en perros

Recuerda que cuando hace calor, el alquitrán puede calentarse entre 55 y 80 grados, que es suficiente para quemar gravemente las patas de un animal. Si el alquitrán está caliente al tacto, puede causar quemaduras dolorosas en las patas de tu mascota e incluso dañarlas permanentemente. Opta por pasear sobre la hierba y evita la tierra caliente si es posible, o espere hasta que se enfríe para caminar con tu mascota.

Nunca dejes un animal dentro de un coche estacionado

Todos los veranos, muchos animales sufren y mueren cuando son abandonados en un automóvil, incluso aparcados a la sombra, con las ventanas entreabiertas e incluso “solo por un momento”. Un perro encerrado en un automóvil estacionado puede morir de insolación en minutos, incluso cuando el vehículo no está estacionado al sol.

Cuando hace afuera unos 26 grados, la temperatura dentro de un automóvil en la sombra puede ser de hasta 32 grados, y el interior de un automóvil estacionado al sol puede alcanzar los 70 grados en solo minutos. Los golpes de calor en perros se suceden rápidamente si la temperatura de su cuerpo excede los 41 grados, por lo que mueren. Esto pone en peligro su hígado y su capacidad para controlar sus músculos, sus cerebros pueden dañarse irreversiblemente y sus corazones pueden dejar de latir. Esta es una forma aterradora y extremadamente dolorosa de morir.

Si quieres descubrir más trucos para proteger a nuestros animales de compañía en verano, échale un vistazo al siguiente vídeo de Experto Animal:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *