Ahora ya sabemos por qué es bueno hacer pilates

¿Tu gimnasio ofrece clases de Pilates pero aún eres escéptico sobre los beneficios de esta disciplina para tu salud? Después de leer este artículo, no tendrás más excusas para no probar este método de gimnasia.

Pero antes que nada, probablemente te estés preguntando: ¿Qué es “Pilates”?

EL Pilates es un método de entrenamiento físico inspirado en el yoga, la gimnasia y la danza. Generalmente se practica con accesorios como una pelota, una goma elástica o un aro.

Los ejercicios realizados en suavidad y fluidez ponen en acción todos los grupos musculares. Estos movimientos requieren de un control, una precisión y una gran concentración, especialmente en la respiración, que debe ser costal y no abdominal.

Principios básicos en los que se basa el Pilates

  • Concentración
  • Control
  • Centro de gravedad
  • Respiración
  • Fluidez
  • Precisión
  • Concatenación
  • Aislamiento

Este suave método de gimnasio es particularmente efectivo para reafirmarse suavemente y desarrollar el cuerpo de forma armoniosa. Pero este no es el único beneficio… ¡presta atención!

1. RECTIFICA TUS MALAS POSTURAS

Los movimientos hechos durante una clase de pilates pueden corregir las desviaciones posturales y los desequilibrios musculares que pueden estar relacionados con la práctica deportiva o las malas posiciones adoptadas a diario.

Practicando pilates regularmente, tonificarás tus músculos posturales mientras coordinas tus grandes cadenas musculares.

2. MITIGA EL DOLOR EN LA PARTE POSTERIOR

Los problemas de espalda generalmente provienen del hecho de que los músculos posturales no están lo suficientemente desarrollados como para soportar la columna vertebral adecuadamente. Al dirigirse efectivamente a estos músculos posturales, el pilates está especialmente recomendado para personas con dolor de espalda y lumbago.

3. ESTIRA TUS MÚSCULOS EN PROFUNDIDAD

Este método de entrenamiento ha sido diseñado para desarrollar músculos profundos como el cinturón abdominal, el suelo pélvico o los músculos de la espalda sin inflarlos. Tu silueta, además, se reducirá, llegando a alcanzar una barriga plana junto con unos brazos y muslos firmes.

4. MEJORA TU FLEXIBILIDAD

La rigidez del cuerpo aumenta con los años y uno pierde gradualmente la flexibilidad. El pilates es muy efectivo para mejorar la flexibilidad y ganar elasticidad. Por supuesto, como cualquier práctica, se requiere regularidad y no realizar estiramientos en exceso las primeras semanas de entrenamiento, para así evitar lesiones.

5. ESTIMULA TU ESPÍRITU

Durante una hora estás sumergido en un entorno relajado realizando secuencias de movimiento precisos y controlados. También estás aprendiendo a mantener el equilibrio, lo cual se traduce en que el pilates exige una concentración permanente durante toda la sesión, lo cual hace que nos olvidemos de todo lo demás.

6. TIENE EN CUENTA TU CUERPO

Es un trabajo en conciencia que tendrás que llevar a cabo. En general, unos pocos minutos al principio de la sesión son útiles para conectar el cuerpo, la mente y la respiración. Es esta conexión mente-cuerpo la que te llevará a un mejor conocimiento del mismo y, por lo tanto, a un mejor control de ti.

7. COMBATE EL ESTRÉS

Inspirar y exhalar en movimientos suaves ayuda a relajarse y es beneficioso para el estrés. Una sesión de pilates es una oportunidad única para tomar un descanso del ritmo del día, tomarse un tiempo para uno mismo y tratar de lograr una sensación total de calma y relajación. Además, algunas clases de pilates terminan con una sesión de relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *