Principales armas de defensa personal

La autodefensa, o defensa personal, es un conjunto de técnicas de defensa inspiradas en diferentes disciplinas marciales o de combate.

Estas técnicas han sido durante mucho tiempo reservadas para la educación deportiva o militar. Pero en los últimos años, las clases de defensa personal se ofrecen en muchos gimnasios. Todos pueden participar, mujeres u hombres, si bien las mujeres están ampliamente representadas.

Ninguna condición física es particularmente requerida. La autodefensa es de hecho accesible para casi todos. Durante las clases, generalmente enseñadas por maestros de artes marciales o ex soldados, uno aprende a usar el cuerpo, la voz, las fortalezas, a socavar y disuadir a un atacante, por medio de diferentes tipos de situaciones.

¿Contra qué tipos de agresiones hace frente la defensa personal?

No podemos convertirte en expertos en defensa personal, por eso las clases son muy útiles para mejorar. Las posibilidades de agresión son muy variadas y nadie está realmente a salvo de tener un mal encuentro. Las mujeres están particularmente preocupadas por el asalto sexual y el robo de bolsos, por ejemplo.

La autodefensa se enfoca, por lo tanto, en diferentes técnicas de esquivar o contrarrestar, para deshacerse del agresor de una manera u otra. No se te enseñarán técnicas de ataque puras y simples, excepto con fines de defensa, sino más bien los medios para responder a la agresión, que puede ser simplemente verbal. El objetivo es frustrar la agresión y, si es necesario, inmovilizar al agresor.

¿Qué tipo de armas se utilizan en defensa personal?

  • Armas de defensa personal. Este tipo de armas están pensadas para profesionales y cuerpos de seguridad del Estado, de ahí que para obtenerlas sea necesario contar con una licencia. Aquí se encuentran las pistolas de segunda mano, rifles, escopetas, carabinas, revólveres, armas cortas de fuego, etc. Hay armerías especializadas que asesoran sobre todo esto.
  • Gas lacrimógeno. O también conocido como gas de pimienta. Son útiles para escabullirse de una situación complicada, pues mantendrá al agresor entretenido con ardor en los ojos. Como consejo, si lo utilizas, no te quedes esperando para ver el efecto y aprovecha para huir.
  • Armas de electroshok. Son especialmente efectivos ya que provocan pequeñas descargas eléctricas para inmovilizar al agresor unos segundos. Recuerda que este tipo de dispositivos están regulados y su uso está restringido salvo en casos de extrema necesidad por motivos de defensa personal.
  • El propio cuerpo. Como decíamos, las clases de defensa personal cuerpo a cuerpo enseñan a utilizar movimientos concretos y a saber dónde golpear para inmovilizar a un agresor. Golpeando en el mentón, las orejas o la parte superior de la cabeza, por ejemplo, se consigue bloquear unos segundos al atacante y así ganar tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *