¿Tienes carencia de vitamina B12?

El requerimiento diario de vitamina B12 es cuantitativamente el más bajo de todas las vitaminas (2.5 μg en promedio). Pero su papel es esencial.

Es particularmente esencial para la síntesis de ADN y la expresión génica adecuada. También para el transporte de oxígeno a sus fábricas celulares respiratorias (mitocondrias), la formación de la vaina de mielina que protegen sus nervios o para la fabricación de sus neuromediadores.

Una de las vitamina B12 específicas se presentan en una forma muy absorbible por el hombre. Sobre todo en productos de origen animal. Suele darse el caso de deficiencia de vitamina de alto riesgo entre los vegetarianos o sistemática en las personas veganas si no hay suplementos.

Fuentes alimenticias de vitamina B12

Por lo tanto, la vitamina B12 está presente en el reino bacteriano y animal, en particular:

  • Todas las carnes, incluidos los despojos (ternera, ternera, cordero) y conejo.
  • Crustáceos y moluscos, especialmente ostras y mejillones.
  • Pescado, especialmente caballa, sardinas, trucha, atún.
  • Quesos (emmental, camembert).
  • Huevos, pero en cantidades menores.

Por lo tanto, si tu dieta es rica en proteínas, el riesgo de carencia de vitamina B12 es menor, excepto en algunas situaciones específicas que desarrollaremos.

No se trata de obligarse a convertirse en un gran consumidor de carne, ni mucho menos. El consumo de una porción (120 a 150 g según su peso y sexo) de carne, aves de corral o pescado es suficiente para satisfacer las necesidades, especialmente si consumes un huevo o una fuente de proteína animal en el desayuno.

Independientemente del patrón dietético, hay muchas situaciones que pueden llevar al agotamiento progresivo de las reservas de vitamina B12. Esto último puede pasar completamente desapercibido durante años debido a la ausencia de síntomas específicos. La interrupción del ecosistema intestinal, incluida la capacidad de asimilación, así como el estrés crónico, pueden ser, por ejemplo, el origen de un aumento de las necesidades alimentarias.

Se menciona con frecuencia que las bacterias de la microbiota intestinal producen vitamina B12. De hecho, pero en un área aguas abajo del lugar de asimilación de esta vitamina. Las bacterias se encuentran principalmente en el intestino grueso, mientras que la zona de asimilación se encuentra aguas arriba, en el íleon.

¿En qué casos de carencia de vitamina B12 conviene aumentar la dosis?

Muchas situaciones pueden ser causantes de la carencia de vitamina B12:

  • Deficiencia dietética: el caso de los veganos.
  • Alcoholismo, tabaquismo, enfermedades autoinmunes (especialmente tiroiditis).
  • Embarazo y lactancia.
  • Los anticonceptivos orales o ciertos medicamentos: Anti-ácido, la colchicina, los antibióticos, quimioterapia, psicotrópicas, hipotensores, los inhibidores de la bomba de protones, tratamientos hormonales, estatinas (para bajar el colesterol), bloqueadores beta, etc.
  • Consumo de vitamina C en altas dosis.
  • Falta de asimilación: Enfermedades (intrínseca defecto de secreción del factor que resulta en la anorexia, diarrea y alteraciones sensoriales), enfermedad de Crohn, la cirugía bariátrica (bypass, manga gastrectomía) enfermedad celíaca, gastritis, úlcera, envejecimiento, VIH, enfermedades hepáticas, etc.
  • Anemia llamada Biermer (según tu índice de hierro) o macrocítica.
  • Perturbación de la microbiota intestinal (ver tu índice de equilibrio intestinal).
  • Demandas físicas o intelectuales intensas y prolongadas: deportes regulares o estrés crónico, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *